Manejo fitosanitario en apoyo a la producción para el Bienestar (Maíz)

A dos años de implementarse el proyecto Manejo Fitosanitario en apoyo a la Producción para el Bienestar, se han atendido 7,900 hectáreas de maíz con el muestreo de las plagas de importancia económica, como son gusano cogollero (Spodoptera frugiperda) y gusano elotero (Helicoverpa zea), teniéndose presencia de las dos plagas en mayor o menor incidencia en los municipios que se atendieron. Durante el 2021, el nivel de infestación estatal promedio por plaga fue del 3% para gusano cogollero y 1.9% para gusano elotero, siendo el municipio de Tenosique donde se presentó una mayor infestación de gusano cogollero; para el caso de gusano elotero fue el municipio de Jonuta el de mayor presencia, los municipios con menor incidencia fueron Paraíso para gusano cogollero y Tacotalpa para gusano elotero.
Objetivos del proyecto:
  • Detectar oportunamente las plagas de importancia económica del maíz y promover las acciones de manejo, en los municipios de Balancán, Cárdenas, Centla, Centro, Comalcalco, Cunduacán, Emiliano Zapata, Huimanguillo, Jalapa, Jalpa de Méndez, Jonuta, Macuspana, Nacajuca, Tacotalpa y Tenosique.
  • Coadyuvar en la protección fitosanitaria del cultivo del maíz, mediante la aplicación de medidas fitosanitarias, enfocadas a la prevención y control de focos de infestación de plagas.
Impacto sanitario
La implementación del manejo fitosanitario en el cultivo de maíz logrará impactar de manera positiva, coadyuvando a reducir pérdidas en la producción causadas por gusano cogollero (Spodopterafrugiperda) y gusano elotero (Helicoverpa zea) , mismas que logran mermar la producción y la calidad del producto hasta en un 15%, por lo que a través de la acción de muestreo permite la detección oportuna de las plagas y la implementación de medidas de control por parte del productor, teniendo como beneficio la disminución de los porcentajes de incidencia de las plagas, contribuyendo a la protección de la producción en el estado de Tabasco.

Manejo fitosanitario en apoyo a la producción para el Bienestar (Cacao)

El cultivo de cacao (Theobroma cacao L.), se siembra en los campos tabasqueños, colocándolo como principal Entidad productora de este fruto con variedades como criollo, trinitario y forastero de manera tradicional, actividad que influye de forma positiva en el aspecto alimenticio y económico para miles de familias.
Actualmente se cuenta con una superficie sembrada de 40,923 hectáreas, con una derrama económica superior a los 825 millones de pesos (SIAP, 2020). La producción se destina al consumo local, este cultivo es importante por las actividades que se realizan en él, por lo que refleja ingreso para más de 36 mil familias de manera directa, sin contar los empleos indirectos que genera.
El cacao es un cultivo agroindustrial, que requiere de suelos con formación aluvial, ricos en materia orgánica y precipitaciones de 2,500 mm que se presentan en la mayor parte del año. Sin embargo, entre las enfermedades más importantes que lo afecta es la presencia de «Moniliasis del cacao», enfermedad fúngica causada por Moniliophthora roreri, mismo que limita considerablemente la producción y calidad del fruto, así como la movilización nacional y exportación de cacao.

Objetivo:

Contribuir a la reducción de la incidencia de Moniliophthora roreri (Moniliasis del cacao) en 2,500 hectáreas de cacao en los municipios de Cárdenas, Comalcalco, Cunduacán, Huimanguillo y Jalpa de Méndez.

Impacto sanitario:

La implementación del manejo fitosanitario del cultivo de cacao impactará, coadyuvando a reducir el riesgo de pérdidas en la producción, rendimiento y calidad del fruto, lo cual es mermado por presencia de Moniliasis (Moniliophthora roreri), ya que se identificarán las áreas de riesgo para dirigir de manera adecuada el control en los sitios de producción, protegiendo una superficie de 2,500 hectáreas.

 

Manejo fitosanitario en apoyo a la producción para el Bienestar (Caña)

La producción de caña de azúcar (Saccharum officinarum) en Tabasco ocupa el lugar 7° entre las 10 principales Entidades productoras del cultivo (Atlas Agroalimentario, 2020). La caña de azúcar es una gramínea tropical de tallo macizo de 2 a 5 m de altura, con 5o 6 cm de diámetro cilíndrico, alargado y sin ramificaciones, dividido en nudos y entrenudos. El tallo es la parte más importante, porque ahí se almacena el azúcar.
Actualmente tienen establecidos 39,665 hectáreas de cañaverales en los municipios de Cárdenas, Comalcalco, Cunduacán y Huimanguillo, con una producción de 2,370,131 toneladas, con un rendimiento promedio de 62 ton/ha y una derrama económica superior a los 2,062 millones de pesos.
No todos los roedores son plaga, solo un número limitado de ellos se les ha implicado con daños y pérdidas económicas en los sistemas productivos. Por ejemplo, en América Latina (desde México hasta el sur de Chile, incluyendo las Islas del Caribe), se han reportado un total de 593 especies de roedores agrupados en 124 géneros y 16 familias, pero únicamente a cuatro de estos géneros (Sigmodon; Oryzomys; Handleyomys; Orthogeomys) se les ha reconocido como plaga importante, principalmente para la agricultura y en granos almacenados (Buckle y Smith, 1994). Sin embargo, la configuración del paisaje agroecológico cañero proporciona ventajas para el establecimiento y supervivencia de diversas especies de roedores. Por una parte, la cobertura vegetal de la caña crea condiciones favorables de protección que es aprovechado por los roedores para huir de sus depredadores, proteger sus nidos, o como corredores de tránsito entre los micros hábitats y otro (Newak,1999).

Objetivo:

Reducir el nivel de infestación de roedores por debajo del 18% (RC), a fin de favorecer a supresión de núcleos poblacionales en una superficie de 990 hectáreas de caña de azúcar e los municipios de Cárdenas y Huimanguillo.

Impacto sanitario:

Las acciones fitosanitarias estará enfocada a conservar baja la población de roedores en niveles que no represente un riesgo a la producción, disminuyendo el impacto económico que repercute en el bolsillo del productor y de las familias que se ven beneficiadas con el cultivo, protegiendo de esta forma las 39,665 hectáreas cultivadas con caña de azúcar, distribuidas en Cárdenas y Huimanguillo, que en términos económicos representa un valor de la producción de 1,940.5 millones de pesos, beneficiando indirectamente a más de 660 productores de la Entidad.