Inocuidad agrícola

Los alimentos inseguros pueden causar enfermedad y muerte. y evitan que las personas trabajen y prosperen. por lo que la seguridad alimentaria es vital para lograr muchos de los objetivos del
desarrollo sostenible de los grupos más vulnerables, incluido la eliminación de la pobreza y el hambre.
así como la promoción de la salud y el bienestar.
Por otra parte, de acuerdo a datos del Banco Mundial, el impacto de los alimentos insalubres cuesta a las economías de los países de ingresos bajos y medios. entre ellos nuestro país. alrededor de 110,000 millones de dólares anuales. los cuales corresponden en pérdida de productividad a 95,200 millones de dólares y en gastos médicos para el tratamiento de estas enfermedades a 15,000 millones de dólares aproximadamente. Asimismo, otros costos que aún no han sido cuantificados, son la pérdida de ventas de los productores agrícolas, pecuarios, acuícolas y pesqueros, los ingresos comerciales que se dejan de percibir, las consecuencias para la salud cuando los consumidores evitan ingerir alimentos perecederos pero ricos en nutrientes, y la carga ambiental que significa el desperdicio de alimentos.
Gran parte de estos costos podrían evitarse si se adoptaran medidas preventivas para mejorar la forma en que los alimentos son manipulados desde la producción primaria hasta la mesa del consumidor.
La inocuidad de los alimentos actualmente marca una creciente atención a la hora de formular políticas por lo que se destinan mayores recursos a este tema. por lo que es necesario un cambio de
los planteamientos con respecto a la regulación sobre inocuidad de los alimentos. El enfoque tradicional se centra en hacer cumplir las normativas mediante la realización de pruebas de productos e inspecciones de las instalaciones donde se manipulan alimentos y en la imposición de sanciones legales y financieras en caso de infracción.

Aunado a lo anterior, se ha considerado para la atención en el Programa de Inocuidad lo siguiente:
• Estratégico y/o prioritario para coadyuvar al fortalecimiento de la autosuficiencia alimentaria
• La inclusión de pequeñas unidades de producción y pequeños productores
• Las características socioeconómicas de las diferentes regiones del país
• El área de enfoque para la preservación o mejora de la situación de inocuidad de cada entidad, zona región
• Representatividad del cultivo/especie/producto por volumen de producción nacional
• Consumo per cápita nacional
• Riesgo de contaminación microbiológica y/o química nacional
• Productos con potencial para su comercialización en mercados internacionales
Derivado de las características antes expuestas, se han identificado algunos productos que requieren atención, como son los cultivos maíz, frijol, arroz, trigo panificable además de aquellos por el riesgo
potencial que representan a la salud del consumidor, como son: fresa, cilantro, chile, aguacate, mango, jitomate, plátano, papaya, melón y lechuga, entre otros, para inocuidad agrícola; miel,
caprinos, ovinos, aves, conejos, porcinos, huevo para plato y bovino para inocuidad pecuaria, así como bagre, trucha, tilapia, rana toro, carpa y embarcaciones menores (aguas interiores o mar abierto), así
como productos derivados de la pesca para inocuidad acuícola y pesquera.

Programa de trabajo