Manejo fitosanitario del cacao

El cultivo de cacao (Theabroma cacao L.), es una actividad tradicional y factor importante en la economía del estado de Tabasco actualmente se cuentan con una superficie de 40,867.77 hectáreas con una derrama económica de 734 millones de pesos en el año 2018 (SIAP 2019), destinando el 20 % al consumo local y nacional el resto a la exportación. El cultivo es fuente de ingresos para más de 36 mil familias que dependen de manera directa del cultivo, sin contar los empleos indirectos que genera, además de ser materia prima en la entidad para la elaboración de chocolate. Sin embargo, el cultivo de cacao se ve afectado por plagas y enfermedades como es la moniliasis del cacao (Moniliophthora roreri), lo cual pone en riesgo la producción, el rendimiento y calidad del grano, así como, la movilización nacional y exportación de cacao en México.

El hongo Moniliophthora roreri se encuentra presente en todos los predios de cacao del estado de Tabasco originando pérdidas en la producción entre el 10 y 90%. Cabe mencionar que, esta enfermedad es controlable a través de la implementación oportuna de acciones de podas sanitarias. Los primeros síntomas aparecen entre los 15 y los 30 días después de infectarse el fruto. En frutos jóvenes se observan deformaciones o gibas y, por lo general, se puede causar la pérdida de todo el grano. En frutos desarrollados aparece una mancha de color café o marrón que cubre todo el fruto o una parte de él.  Sobre esta mancha luego de ocho o diez días aparece una felpa de color blanco que cambia a crema y desprende un polvillo que corresponde a las esporas del hongo, las cuales, al caer sobre un fruto sano y en presencia de humedad, vuelve a desarrollar todo el ciclo descrito y siguen causando daño. Cada ciclo de la enfermedad tiene una duración de entre sesenta a setenta días aproximadamente, lo cual reviste la particular importancia en el fortalecimiento del manejo fitosanitario de cacao.

Objetivos

  • Reducir la incidencia de moniliasis del cacao en 1,000 hectáreas de los municipios de Cárdenas, Centro, Comalcalco, Cunduacán, Huimanguillo, Jalapa, Jalpa de Méndez, Nacajuca, Paraíso, Tacotalpa y Teapa.
  • Realizar el muestreo en 1,125 hectáreas para determinar la incidencia y severidad de la moniliasis en los municipios de Cárdenas, Centro, Comalcalco, Cunduacán, Huimanguillo, Jalapa, Jalpa de Méndez, Nacajuca, Paraíso, Tacotalpa y Teapa.
  • Proteger 40,867.77 hectáreas de cacao distribuidas en los municipios de Cárdenas, Centro, Comalcalco, Cunduacán, Huimanguillo, Jalapa, Jalpa de Méndez, Nacajuca, Paraíso, Tacotalpa y Teapa.


Acciones realizadas:

Muestreo. Esta actividad se realizará en 1,125 ha hectárea de cacao, el objetivo de reconocer síntomas característicos de moniliasis del cacao. Para la detección oportuna de Moniliophthora roreri se realizarán recorridos entre fila y fila dentro la plantación, dicha acción se realizará antes y después de las acciones de control y estarán dirigidas al muestreo chilillos y mazorcas con la finalidad de determinar la incidencia y severidad de esta enfermedad, así como del impacto obtenido de las actividades de control implementadas.

Control cultural. Si derivado del muestreo se detecta la presencia de la enfermedad se formarán brigadas de control a las cuales se destinarán ocho jornaleros para podas fitosanitarias de árboles de cacao. Cabe mencionar, que la densidad de siembra es de una distancia de 4 metros entre plantas y 4 metros entre surcos con una densidad de 625 plantas por hectárea aproximadamente, por lo que cada brigada realizará una hectárea/día. Posterior al control se efectuará el muestreo del 10% de la superficie atendida, a fin de verificar la efectividad de las podas sanitarias realizadas.

Entrenamiento. A fin de lograr una mejor concientización de los problemas fitosanitarias que enfrenta el cultivo de cacao, se realizaran 14 eventos de entrenamiento o pláticas a productores con el objeto de explicar a ellos las medidas fitosanitarias que se deben de implementar en las plantaciones, a fin de ir suprimiendo las plagas de este cultivo.

Supervisión. Con el objeto de detectar mejoras en la ejecución de la campaña, se realizará supervisiones al personal de campo en la realización de las actividades propias de la campaña.

Evaluación. A fin de año se realizará una evaluación de la campaña, para verificar su cumplimiento, el porcentaje de cumplimiento de los objetivos y las oportunidades de mejora.