Manejo fitosanitario del cocotero

El cultivo de coco en el estado de Tabasco ha tenido en los últimos años una gran importancia económica y social, por ser una actividad generadora de empleos (directos e indirectos) y fuente de ingresos para los habitantes del Estado. De acuerdo con los datos del El Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en el estado de Tabasco se tienen establecidas 12,613 hectáreas del cultivo de coco, distribuidas en Cárdenas, Centla, Comalcalco, Huimanguillo, Jalpa de Méndez, Nacajuca y Paraíso, con un rendimiento promedio de 0.9 toneladas por hectárea y una producción anual de 11,029 toneladas de coco, cuyo valor se estima en 72.89 millones de pesos (SIAP; 2019). Los municipios donde se opera la campaña fitosanitaria durante el presente año serán en Cárdenas, Centla, Comalcalco, Huimanguillo, Jalpa de Méndez y paraíso, con una superficie de 1,200 hectáreas, mediante la acción de control químico para el control de ácaro rojo y picudo negro.

El picudo negro del cocotero (Rhynchophorus palmarum) es una plaga que ocasiona daños a palmas jóvenes de tres a seis años, debido a que en su desarrollo larval mina el tronco o los peciolos hasta alcanzar la corona, provocando el marchitamiento y la caída rápida de las hojas, provocando la muerte de la planta.

El ácaro rojo de las palmas (Raoiella indica) es considerada una plaga de importancia cuarentenaria que se detectó durante el año 2012 en el Estado de Tabasco. En el ejercicio 2020 este problema fitosanitario se atendió en 300 hectáreas efectuándose control en los municipios de Cárdenas, Centla, Comalcalco, Jalpa de Méndez y Paraíso, esto permitió lograr que el porcentaje de infestación se mantuviera por debajo de 80 individuos/cm2.

Objetivos:

  •  Reducir el nivel de infestación promedio del picudo negro del cocotero por debajo del 0.11% en una superficie de 1,200 hectáreas en los municipios de Cárdenas, Centla, Comalcalco, Huimanguillo, Nacajuca, Jalpa de Méndez y Paraíso, Tabasco.
  • Reducir los niveles de infestación del ácaro rojo de las palmas por debajo de 80 individuos/cm2de los municipios de Cárdenas, Comalcalco, Jalpa de Méndez, Huimanguillo, Centla y Paraíso, Tabasco.

Muestreo. Consiste en realizar recorridos dentro de la plantación tomando dos hileras a la vez y se observa visualmente a las plantas, con la finalidad de detectar las palmas afectadas por el complejo picudo negro – anillo rojo. Esta acción servirá para determinar los niveles de infestación de la plaga y se efectuará en huertos comerciales y viveros positivos al ácaro rojo.

Trampeo. Se instalarán 600 trampas para la captura del picudo negro del cocotero, a una densidad de 1 trampa cada dos hectáreas, la cual contiene cebos alimenticios y feromona sexual específica. Las revisiones se harán mensualmente. El cebo alimenticio se cambiará cada 8 días, el cual se colocará en la base de la trampa como atrayente a base de Permetrina, con la finalidad de tener una mortalidad segura del adulto.

Control cultural. Esta acción constará del derribe de palmas afectadas por picudo negro, mismas que posteriormente serán incineradas para la eliminación del foco de infestación.

Control de focos de infestación (ácaro rojo). Una vez detectada la plaga se llevará a cabo el control de la misma, se procederá a realizar la aplicación foliar de un acaricida que haya demostrado efectividad biológica contra Raoiella indica y que cuente con registro ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, a los 30 y 60 días después de la primera aplicación, cuidando que cada aspersión se efectúe con ingredientes activos de diferente modo de acción. En el caso de que se continúe detectando la plaga en los predios que ya han sido tratados, se continuará con aplicaciones mensuales de acaricida hasta que se elimine el brote de la misma

Entrenamiento. Esta acción estará dirigida a los productores, donde se tratarán temas del control de plagas y enfermedades que afectan al cocotero, se realizarán 7 pláticas.

Supervisión. Se llevará a cabo con la finalidad de detectar áreas de oportunidades para mejorar las acciones de la campaña, se realizarán 7 supervisiones a los auxiliares de campo.

Evaluación. Se llevará a cabo una evaluación de la campaña al cierre del programa, con la finalidad de analizar el alcance de cada actividad programada.